Un avión militar que transportaba a 92 personas se estrelló en el Mar Negro en ruta a Siria y las autoridades rusas confirmaron que no había sobrevivientes.

El avión, un Tupolev construido en 1983, llevaba a 84 pasajeros y ocho tripulantes. Al menos 60 eran miembros del coro militar y grupo de baile Alexandrov Ensemble. También había nueve periodistas rusos entre los pasajeros.

En declaraciones televisadas desde San Petersburgo, el presidente Putin declaró el 26 de diciembre día nacional de duelo.

El general mayor Igor Konashenkov, portavoz del Ministerio de Defensa, confirmó: “Se estableció el área del siniestro. No se encontraron sobrevivientes”.