Se lanzó desde 7.600 metros de altura sin paracaídas

0
105

Luke Aikins, un paracaidista estadounidense, se lanzó desde un avión que volaba a 7.600 metros de altura y, sin paracaídas y aterrizó sobre una red en el desierto de California.

La caída libre, que duró más de dos minutos, fue transmitida en vivo por el canal estadounidense Fox. Describió la experiencia con una sola palabra: “Fantástico”.

 

El “wingsuit”, un traje aerodinámico con alas, hubiera facilitado a Aikins el direccionamiento de la caída. Pero éste prefirió llevar sólo una máscara de oxígeno, un sistema GPS y cámaras para grabar el acontecimiento.

El aterrizaje fue sobre una red de 30 por 30 metros, tensada a unos 60 metros de altura.

Según medios locales, en los últimos tiempos practicó 34 saltos en los que recién abría el paracaídas cuando se encontraba a 300 metros del punto de llegada.