Este lunes tuvieron lugar tres ataques suicidas en Arabia Saudí. Los atentados se produjeron en las ciudades de Qatif; Yedá, cercana al consulado de Estados Unidos y en Medina, cerca de la mezquita del Profeta.

En el ataque de la ciudad de Medina murieron al menos cuatro agentes de la fuerza de seguridad, coincidiendo con el último día de ayuno del Ramadán. Esta ciudad se considera el segundo lugar más sagrado de la religión islámica, ya que es donde se encuentra la tumba de Mahoma y de dos de sus sucesores. En el lugar de los hechos había una gran confusión, por lo que es posible que el número de víctimas mortales aumente durante las próximas horas.

En Yedá, que se encuentra junto a la costa del mar Rojo, hicieron estallar un coche bomba en las  cercanías del consulado de Estados Unidos, dejando dos heridos. El tercer ataque se produjo junto a una mezquita de la comunidad musulmana chií en Qatif, cerca del golfo Pérsico.

Por el momento se desconoce la autoría de los atentados. Durante estos días el Estado Islámico ha realizado una oleada de ataques en el principal aeropuerto de Estambul, en un café de Bangladés y en un barrio de Bagdad, que ha dejado cerca de 300 muertos.