Katrina Kersey, la ciclista que resultó gravemente herida en 2011 al golpearse con una alcantarilla, ha recibido una recompensa por parte del TFL.

Katrina necesitó cuatro operaciones tras romperse el brazo derecho en este accidente.

La protagonista de esta historia ha querido sacarla a la luz con el fin de concienciar de la necesidad de un buen mantenimiento de las calles para garantizar una circulación segura.

Según un testigo, la ciclista intentó hacer una maniobra para evitar la alcantarilla abierta pero no tuvo tiempo de parar y salió despedida al quedar la rueda atrapada en el interior de la misma.