El Sevilla logró su quinta Europa League tras ganar al Liverpool en la final con goles de Gameiro y Coke en dos ocasiones.
Los Reds pisaron el acelerador desde el primer minuto, tanto que mantuvieron la posesión del balón, hasta que en el minuto 38 de la primera parte se adelantaron con un gol de Sturridge.

El mérito de los españoles fue aguantar una mínima desventaja hasta el descanso y comenzar la segunda mitad como lo hizo su rival en la primera, más ambiciosos que nadie. Esa superioridad terminó por mostrarse en el marcador y conseguir al poco tiempo el empate y el comienzo de la remontada.

Dos jugadas maestras del Sevilla acabarían con las esperanzas del Liverpool, de poder quitarle la corona al equipo de nervión.

Una final histórica para el equipo español, que suma ya su quinta final europea y su tercer título consecutivo en esta competición.