Los líderes de los principales sindicatos de Gran Bretaña emitieron una petición para que sus seis millones de miembros voten por continuar dentro de la Unión Europea. Las organizaciones laborales advirtieron de que el hecho de abandonar al bloque, podría hacer que el Gobierno conservador desmantele los derechos de los trabajadores sobre igualdad, paternidad y vacaciones.

En una intervención conjunta, los líderes de los sindicatos Usdaw, Unite, Unison y GMB advirtieron de que los conservadores “negociarían nuestros derechos” si Reino Unido sale de la Unión Europea. Esta decisión no fue sencilla, ya que el año pasado el dirigente de Unite, Len McCluskey, insinuó que podrían apoyar una votación para dejarla si David Cameron tratara de suavizar los derechos de los trabajadores como parte de su negociación en la Unión Europea.

Los líderes sindicales reconocieron que los beneficios sociales y culturales de permanecer en la Unión Europea son mucho mayores que los de salir de ella. Al mismo tiempo que manifiestan que el bloque debe cambiar y “alejarse de su camino de austeridad”.

Entre las protecciones laborales garantizadas por la Unión Europea se encuentran: mínimo de vacaciones pagadas durante cuatro semanas, 11 horas seguidas de descanso cada período de 24 horas, un día mínimo de descanso a la semana o un descanso de 20 minutos cuando se superan las seis horas de trabajo.