Después de dos semanas en Sevilla, Solar Impulse II, un avión solar que volará por todo el mundo, despegó a las 6.18am (4.18 GMT) de este lunes camino a El Cairo.

Después de una noche de intensos preparativos, el piloto André Borschberg se comunicó con la torre de control justo después de las 6 am y recibió la confirmación para poder despegar y continuar el viaje alrededor del mundo de la aeronave.

Unos minutos antes, Borschberg se presentó ante los medios de comunicación, a los pies del avión expresando sus esperanzas para continuar “sin decepcionar el mundo, porque no podemos decepcionar a todos los que nos ven y nos siguen”, refiriéndose tanto a la prensa internacional como a las miles de personas que siguen la misión en las redes sociales.

Más de 1.000 personas se han conectado esta mañana a la aplicación Periscope para ver por streaming el evento, y muchos de ellos han podido interactuar con el piloto durante el vuelo en muchas fases de su viaje

Cada día, gracias a las cámaras instaladas en la cabina y las alas del avión, miles de seguidores pueden rastrear el viaje de la aeronave, monitoreado en tiempo real por un equipo de ingenieros en el centro de control de misión en Mónaco.

Borschberg hizo hincapié en la fuerza mental necesaria para impulsar el proyecto, bromeando que cuando está en el suelo “a veces pienso que todavía estoy volando”.

Después de haber sido autorizado a despegar, el avión salió del aeropuerto de Sevilla en el camino a la capital egipcia, donde está programado para llegar dentro de 48 a 72 horas.

El avión monoplaza, que está hecho de fibra de carbono, se puede mantener una velocidad de crucero de entre 45 y 55 millas por hora, y llegar a una altitud de vuelo máxima de 8.500 metros.