El asesino en serie Stephen Port ha sido declarado culpable del asesinato de tres hombres homosexuales para cumplir sus fantasías sexuales.

El cocinero de 41 años contactó con sus víctimas en páginas web de citas y les sirvió bebidas alcohólicas con grandes cantidades de drogas para violarlas mientras estaban inconsciente, declaró a Old Bailey.

Port dejó sus cadáveres en un cementerio cercano a su piso de Barking, pese a que Port negó los cargos, fue declarado culpable del asesinato de Gabriel Kovari, Daniel Whitworth y Jack Taylor, así como una serie de ofensas sexuales contra otros hombres.

El jurado  aún tiene que llegar a veredictos relacionados con otros cargos, incluyendo aquellos alrededor de la muerte de la primera víctima de asesinato de Port, Anthony Walgate.