Los países escandinavos también se encuentran en el ojo del huracán por el tema migratorio. Suecia alista la expulsión de 80 mil inmigrantes que no lograron conseguir asilo y Dinamarca aprobó hace unos días, una polémica Ley que decomisará los objetos de valor a los refugiados que huyen de las guerras.

El ministro del Interior sueco, Anders Ygeman, declaró que entre 60.000 y 80.000 personas serán afectadas con la medida. El Gobierno ya ha pedido a la policía y a la Oficina de Migraciones que organicen las devoluciones, que podrían tomar años.

Las expulsiones se hacen habitualmente en vuelos comerciales, pero según Ygeman se aprobará el eventual uso de “aviones chárter” para devolver a los inmigrantes a sus lugares de origen.

La medida tomada hace unos días por Dinamarca de decomisar los objetos de valor de los inmigrantes superiores a 1000 libras, también ha generado una gran polémica.