Taiwán ha comenzado este lunes con sus maniobras militares más importantes del año, Han Kuang, en las que durante cinco días simulará un ataque chino en medio de las crecientes tensiones Taipei-Pekín tras la llegada al poder de la presidenta taiwanesa Tsai Ing-wen, del independentista Partido Demócrata Progresista.

Los ejercicios con fuego real durarán hasta el viernes, y se espera que Tsai asista el jueves como Comandante  jefe por primera vez desde que tomó posesión del cargo el 20 de mayo, aunque esta información aún no ha sido confirmada oficialmente.

Este año las maniobras incluirán ejercicios contra posibles ataques cibernéticos, informó la agencia taiwanesa CNA.

La Fuerza Aérea dará inicio a las maniobras y el Ejército y la Marina se unirán en los días siguientes, agregó la agencia.

De acuerdo con reportes de los medios locales, hasta 10.000 reservistas han sido movilizados para Han Kuang, ejercicios anuales de Taiwán para contrarrestar la invasión china en caso de que declare formalmente su independencia.

Este año, las maniobras se producen en un momento de tensión entre las dos partes, después de la llegada al poder de Tsai, quien se ha negado a sucumbir a la presión de China para reconocer el Consenso de 1992, que dice que Taiwán es parte de China.