Un fuerte terremoto de magnitud 6,2  en la escala de Ritcher ha sacudido en la madrugada de este miércoles el centro de Italia,  con un balance provisional de al menos 38 muertos. El temblor  se ha producido pasadas las 3 y media de la madrugada y han seguido más de 15 réplicas, de entre 4 y 5,4 en la escala de Ritcher, la más fuerte de ellas antes de las cinco de la madrugada cerca de Norcia, en Perugia.

El epicentro se ha localizado en la provincia de Rieti, en la región del Lacio, aunque también ha afectado con fuerza a la región de Umbría. Las localidades más dañadas tras el suceso han sido los municipios italianos de Norcia, en la provincia de Perugia; los de Amatrice y Accumoli, en la provincia de Rieti, y Arquata del Tronto, en la de Ascoli Piceno. Las autoridades italianas y la Cruz Roja están movilizando recursos hacia las zonas más afectadas.

A los cortes eléctricos y de la línea telefónica, se suma el difícil acceso de los equipos de rescate a la zona afectada porque se trata de un terreno montañoso.  Protección civil ha calificado la situación de “severa” y ha confirmado que aún es pronto para confirmar el número de fallecidos porque se prevé que hay numerosos cuerpos bajo los escombros.

En estos momentos, los habitantes están en instalaciones deportivas y la prioridad de los servicios de emergencia es “salvar a las personas que pueda haber debajo de los escombros”.

También ha habido grandes daños materiales, el alcalde de Amatrice una de las localidades más afectadas y que cuenta con 2600 habitantes lamentaba que “La mitad de la localidad ya no existe, casi toda la gente está bajo los escombros”.