En la estación de metro de Holborn, en el centro de Londres, tuvo lugar el primer experimento para que los pasajeros utilicen las escaleras mecánicas de una manera distinta, es decir, sin desplazarse.

La idea es que los pasajeros se mantuvieran de pie, a los lados tanto izquierdo como derecho de las largas escaleras mecánicas en una de las estaciones más concurridas en la red de metro de Londres. A la vez, se ha habilitado una tercera escalera mecánica, para las personas que deseen subir las escaleras rápidamente.

Las pruebas iniciales confirman que, este método, reduciría la congestión un 30%.

A pesar de los esfuerzos de TfL, que ha puesto en marcha una serie de medidas enfocadas a educar a los pasajeros, incluyendo huellas en los escalones de la escalera mecánica; cientos de londinenses parecían estar haciendo caso omiso de dichas sugerencias durante esta mañana.