Esta semana The Walking Dead terminaba su sexta temporada. Una oscura temporada que como de costumbre se presentó con muchos altibajos, de capítulos sobresalientes dignos de una cadena de cable como la AMC podíamos pasar a capítulos mediocres en los que primaba el aburrimiento.

Sin embargo, algo caracteriza siempre a The Walking Dead, la capacidad que tiene de sorprender a los espectadores con cliffhangers espectaculares al final de la temporada, los cuales dejan con la miel en los labios, mucha intriga y sobre todo, muchas preguntas hasta la próxima temporada en octubre.

El debate está servido, ya que desde hace unos días los principales blogs y medios de internet han empezado a lanzar debates y teorías que mantendrán viva la serie hasta la próxima temporada.

Pero la verdad es que la serie sigue más viva que nunca ya que el próximo día 10 de abril comenzará la nueva temporada de su precuela Fear The Walking Dead que al igual que la serie madre, es un éxito absoluto.