Durante su intervención en Davos este jueves, la primera ministra británica Theresa May, dijo a las personas más ricas del mundo que era necesario que la economía global funcionase mejor para las familias y la gente de a pie.

En su intervención en la reunión del Foro Económico Mundial en la estación de esquí suiza, Theresa May dijo que Gran Bretaña había elegido el “cambio trascendental” y “camino incierto” para abandonar la Unión Europea y “volver a controlar su propio destino”.

Durante su intervención ante líderes políticos y empresariales, comentó: “Debemos prestar atención a la sensación subyacente de que hay algunas empresas, en particular aquellas con un alcance global, que están jugando por un conjunto diferente de reglas”.

La reforma, dijo, era “absolutamente crucial si queremos mantener el consentimiento público para una economía globalizada y los negocios que operan dentro de ella”.

Mientras tanto, el director ejecutivo de Barclays explicó que el sistema financiero de Europa permanecerá basado en la ciudad de Londres, declarando: “Creo que el Reino Unido continuará siendo el pulmón financiero de Europa”.