La primera ministra británica, Theresa May, se enfrenta a una posible revuelta de sus ministros por la falta de acuerdo del Brexit. May se enfrentaría hasta 25 miembros del gabinete preparados para votar por un retraso del Brexit en caso de no haber acuerdo.

Los conservadores rebeldes creen que ahora hay suficientes parlamentarios en la Cámara de los Comunes para aprobar una enmienda que requeriría a May extender el artículo 50 en lugar de permitir que el Reino Unido se vaya sin un acuerdo.

El movimiento se ha producido a través de un grupo parlamentario impulsado por la formación del Grupo Independiente, que algunos consideran como una ventaja para rechazar la influencia del Grupo de Investigación Europeo de Brexiters de línea dura.

Los ministros del gabinete, David Gauke, Amber Rudd, Greg Clark y David Mundell, le dijeron a la primera ministra en una reunión privada a principios de esta semana que tendría que retrasar el Brexit si no había una mayoría de los Comunes para su acuerdo antes del 27 de febrero.