Los londinenses sufrieron fuertes lluvias, después de que la tormenta Angus afectara a la capital británica durante este fin de semana. Una mujer embarazada y su hijo de un año fueron rescatados de su coche, después de quedar atrapados en una inundación.

La mujer angustiada, llamó a emergencias, después de que su vehículo quedase atrapado en a las aguas a una profundidad de cuatro pies, en Buttsbury Wash, cerca de Brentwood este domingo. La madre y el niño fueron rescatados por los bomberos.

Además, cinco personas fueron trasladadas al hospital después de que sufrieran un accidente en la carretera M2 de Londres, entre las intersecciones tres y dos, después de las siete de la mañana.

La Oficina de Meteorología ha emitido un aviso amarillo para Londres, porque se prevén fuertes aguaceros durante todo el día. Los meteorólogos advirtieron de que en algunas zonas pueden caer hasta 60 mm hasta esta medianoche. Algunas de las zonas que se podrían ver más afectadas son: Bromley, Lewisham, Croydon y Greenwich.