Alrededor del 30% de las empresas británicas que tiene algún negocio en España, ha declarado que reducirán sus inversiones en el país ibérico, como consecuencia del Brexit. Este ha sido el resultado del barómetro de clima y perspectivas de inversión británica elaborada por AFI entre julio y septiembre, vinculada a la Cámara de Comercio Británica.

El perfil de las compañías que pueden reducir su inversión es muy variado y podrían disminuir su inversión en España un 10%. Sin embargo, el 60% de las empresas afirma que continuarán invirtiendo la misma cantidad, mientras que un 8% las incrementará.

Según el estudio, Reino Unido es el tercer país con un mayor stock de inversiones en España, lo que supone un 11% del total.