Este lunes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha asegurado que las deportaciones de inmigrantes, que empezaron el pasado fin de semana han sido un “éxito”. En declaraciones a la prensa desde la Casa Blanca, el mandatario estadounidense ha comentado que “las redadas del Servicio de Migración y Aduanas fueron muy exitosas”.

Trump insistió en que “mucha” de la gente que entra de forma ilegal a Estados  Unidos son “criminales” y ha destacado que “muchos fueron expulsados el domingo”. Las autoridades estadounidenses comenzaron este domingo las redadas para detener a los más de 2.000 inmigrantes indocumentados, que se calculan que hay en una decena de ciudades estadounidenses.

Entre las ciudades en las que están llevando a cabo esta operación se encuentran Los Ángeles, Chicago, Houston y Nueva York, cuyas pesquisas están pendientes de que remita la tormenta tropical “Barry”.

Por su parte, la Unión Americana de Libertades Civiles presentó una demanda preventiva el pasado jueves, argumentando que a las familias seleccionadas para la deportación se les debe permitir al menos una audiencia ante los tribunales para defender su caso.