El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha utilizado la crisis migratoria que se está produciendo en Europa, para criticar sus políticas al respecto y justificar la polémica que se ha desatado en su Administración por separar a padres e hijos que están indocumentados en la frontera.

Según informa el periódico El País, el dirigente estadounidense criticó la llegada de inmigrantes a Europa, comentando que había cambiado la “cultura” en el Viejo Continente y supuestamente usó datos falsos sobre la comisión de delitos por parte de indocumentados.

En su cuenta de Twitter, Donald Trump, escribió: “¡No quiero que lo que está ocurriendo con la inmigración en Europa nos pase a nosotros!”. También escribió que “¡La delincuencia en Alemania está bien al alza. Un gran error cometido en toda Europa al admitir dentro a millones de personas que han cambiado tan fuertemente y violentamente su cultura”.

Sin embargo, en Alemania los delitos cayeron un 5% en 2017, llegando al nivel más bajo desde 1992,  y los delitos cometidos por inmigrantes bajaron un 23%.