En EE.UU. el candidato republicano Donald Trump ha lamentado que el sospechoso de colocar las bombas este fin de semana en Nueva York, Ahmad Khan Rahami, reciba tratamiento médico y representación legal después de su detención.

Khan Rahami, nacido en Afganistan, de 28 años de edad, fue acusado de cinco cargos de intento de asesinato después de un tiroteo con la policía.

El candidato republicano dijo que era una “situación triste” y pone de relieve la débil seguridad nacional del país.

Mientras tanto, su rival demócrata Hillary Clinton dijo que la retórica de Trump sólo ayuda a los grupos terroristas.

“El tipo de retórica y el lenguaje que el Sr. Trump ha utilizado está dando ayuda y consuelo a nuestros adversarios”, dijo Clinton a los periodistas en una conferencia de prensa fuera de la Ciudad de Nueva York.  Añadió que era la única candidata con la experiencia de “formar parte de las decisiones difíciles” vinculadas con el terrorismo.

Más tarde, Trump contraatacó diciendo en un comunicado que una presidencia de Clinton sólo conduciría a “más ataques contra nuestra patria y más estadounidenses inocentes heridos y muertos”.

Más tarde, en un acto de campaña en Fort Myers, Florida, Trump censuró el tratamiento del Rahami por heridas de bala y su representación legal, que es su derecho constitucional bajo la Quinta Enmienda.

“Pero la parte mala, ahora vamos a darle la hospitalización increíble. Él estará a cargo de algunos de los mejores médicos del mundo”, dijo Trump.

“Se le dará una habitación de hospital totalmente moderna y actualizada. Y él probablemente incluso tiene un servicio de habitación”, añadió.

Además, sugirió que cualquier castigo sería demasiado indulgente con Rahami. “Lo que es triste”.

Trump propone una “investigación de antecedentes extrema” de los recién llegados, que incluiría una evaluación de si los inmigrantes potenciales comparten los valores estadounidenses.