El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, continúa con su ofensiva contra la inmigración que busca obtener la residencia permanente o la ciudadanía. El Registro Federal ha publicado este lunes una nueva política que afecta a los inmigrantes legales que se benefician de prestaciones públicas estadounidenses como los cupones de alimentos o como el programa gratuito de salud Medicaid.

Esta norma entrará en vigor dentro de dos meses, ampliando la definición de “carga pública” para reducir los permisos de residencia legal o green card a quienes “dependen de los recursos públicos para satisfacer sus necesidades”.

El director de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración, Ken Cuccinelli, comentó en una rueda de prensa “queremos que los individuos que vengan a este país sean autosuficientes”. La actual ley exige que los inmigrantes solicitan un estatus legal permanente demuestran que no son “una carga” para Estados Unidos. Esta definición de “carga” significa que no dependan principalmente de los programas asistenciales para vivir.