El pasado 25 de julio durante una llamada telefónica, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, pidió al mandatario ucraniano, Volodímir Zelenski, que investigase a su rival demócrata, Joe Biden, y a su hijo Hunter Biden, por sus negocios en Kiev.

Durante la conversación, Trump dijo que su abogado personal, Rudy Giulani y el fiscal general de Estados Unidos, William Barr, le llamarían. “Llegaremos al fondo de del asunto”, comentó. La reconstrucción de la conversación telefónica fue publicada este miércoles por el propio Trump, después de que los demócratas hayan activado la investigación formal por un impeachment, que supone la destitución del presidente a causa de un escándalo.

Aunque Trump, considera que es desproporcionado un impeachment por esta llamada, gran parte de la oposición piensa que es evidente la maniobra del dirigente estadounidense para perjudicar al expresidente de Barack Obama, claro favorito en las primarias demócratas.