El candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, ha generado división dentro de su partido, después de que en una entrevista para el Washington Post este miércoles rechazara apoyar a grandes figuras de la formación como Paul Ryan y John McCain en las primarias de Wisconsin y Arizona.

El presidente del Comité Republicano, Reince Priebus, mostró su enfado con Trump por este desplante ante la prensa. El republicano Mike Pence trató de calmar los ánimos. Por su parte, una de las republicanas más influyentes, Meg Whitman, directora de HP, anunció este miércoles que votaría a Hillary Clinton: Trump “pondría en peligro la estabilidad y la seguridad del país”, dijo. El candidato conservador, Richard Hanna, también manifestó que no votaría por el candidato republicano.

Además, Donald Trump, dio un discurso en el que llamó “incompetente” a Barack Obama y le acusó de que otros países “humillaran” a Estados Unidos. El polémico candidato está marcando una brecha entre las élites y las bases del Partido Republicano.