En una entrevista con el New York Times, el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump dijo: “Yo lo condeno, lo rechazo y lo condeno”.

El magnate aseguró que no tuvo la intención de “energizar” al grupo, que incluye neonazis, nacionalistas blancos y antisemitas.

Los partidarios de Alt-right fueron filmados el sábado en Washington DC levantando la mano, estilo saludo nazi, mientras un orador gritaba: “Hail Trump”.

En el video, Richard Spencer, un líder del movimiento “alt-right”, dijo en una conferencia de miembros que América pertenece a los blancos, a quienes describió como “hijos del sol”.

Denunció a los críticos del movimiento como “las criaturas más despreciables que hayan caminado por el planeta”.  “¡Salve triunfo, saluda a nuestro pueblo, saluda la victoria!” Spencer grita en un momento dado en el que algunos miembros de la audiencia alzan sus brazos en el saludo nazi.

De acuerdo con la BBC, la canciller alemana, Angela Merkel, expresó su preocupación el martes por la victoria electoral de Trump y dijo que podría dar oxígeno a los supremacistas blancos.  Un alto funcionario cercano a ella describió el video “Hail Trump” como “repulsivo y preocupante”.

Pero Trump apoyó a su principal estratega Steve Bannon, el ex director general de Breitbart News, y negó que el sitio fuera ultraconservador o estuviera asociado con el movimiento nacionalista blanco.

“Breitbart es sólo una publicación, cubren historias como los que cubren historias”, dijo al New York Times.  “Si yo pensara que era un racista o alt-right yo ni siquiera pensaría en contratarlo”, dijo Trump de Bannon.