Trump vuelve a sorprender al reactivar la construcción de dos oleoductos

0
61
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Imagen de archivo.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Imagen de archivo.

El presidente de EEUU, Donald Trump, firmó dos órdenes ejecutivas para resucitar los proyectos de construcción de dos oleoductos que Obama había paralizado. Se trata del Keystone XL y Dakota Access,  que ya comenzaron a generar protestas para su paralización definitiva.

En una reunión con ejecutivos dijo que “el ecologismo está fuera de control”, una afirmación que no sorprende debido a declaraciones sobre medio ambiente que ya hizo antes de convertirse en el mandatario de EE.UU.

En un decreto el mandatario plantea que estos nuevos sistemas de tubos para los oleoductos deben producirse en Estados Unidos, con material estadounidense, reporta el diario El País.

Vamos a renegociar algunas condiciones”, dijo el republicano, “y si les gusta, veremos si podemos construir ese oleoducto… 28.000 estupendos empleos de construcción. Vamos a devolver al trabajo a un montón de trabajadores del acero. Vamos a construir nuestros propios tubos, como en los viejos tiempos”, dijo.

Los grupos ecologistas habían logrado influir en el bloqueo del macroproyecto Keystone –la ampliación de un tubo que transportaría petróleo desde Canadá hasta el golfo de México-. Un proyecto que Obama vetó en el último año.

El exmandatario argumentó entonces, recuerda el diario El Mundo, que la construcción del tramo XL del Keystone “no supondría una contribución significativa a largo plazo para nuestra economía” y hubiera “socavado el liderazgo” a nivel mundial de Estados Unidos en la lucha contra el cambio climático.

El Dakota Access movilizó a los Sioux de Dakota porque afecta a su reserva, y se frenó también por decisión de Obama.

Los detractores de este proyecto dicen que la construcción del oleoducto de pasaría cerca de su reserva en la que hay cementerios y lugares de culto y podría potencialmente dañar su abastecimiento de agua si se produce una ruptura del oleoducto,al pasar por debajo del lago Oahe.

En cambio, las autoridades de Dakota del Norte y del Sur y la empresa constructora consideran que este oleoducto no presenta riesgos medioambientales, dice El Mundo.