En una nueva medida, tras el intento de golpe de Estado que tuvo lugar en Turquía el 15 de julio, el Gobierno turco anunció el cierre de más de 130 medios de comunicación, según informó la agencia oficial Anadolu. También aparecen los nombres de 1.700 miembros del Ejército que fueron despedidos.

Al menos 45 periódicos y 16 canales de televisión han sido cerrados, por supuestamente, estar relacionados con Fetulá Gülen. Además, más de 60.000 profesionales intelectuales, militares o abogados han sido detenidos o despedidos.

El Gobierno turco acusa a su antiguo socio político, Fetulá Gülen, de estar detrás del golpe de Estado, infiltrando a sus seguidores en el Ejército y las élites del país. Este miércoles detuvieron a 47 periodistas y ejecutivos del diario Zaman, por supuestamente seguir a Fetulá Gülen y han cerrado canales de televisión en zonas de mayoría kurda.

El estado de emergencia que se instauró hace dos semanas y estará activo durante 90 días da cobertura legal a estas detenciones.