Twitter vuelve a su origen con mensajes de 140 caracteres. La red social modificará su servicio en las próximas semanas para que este sea el límite de longitud de texto sin que se tengan en cuenta los añadidos. Hasta ahora la inclusión de un enlace, encuesta, vídeo o foto restaba caracteres. Un enlace, por ejemplo, resta 23 espacios.

La intención de Jack Dorsey, cofundador y actual consejero delegado, es que sea más fácil mantener conversaciones a la vez que se enriquecen con contexto multimedia y fuentes externas. En enero, Dorsey dejó entrever la posibilidad de ampliar la longitud de los mensajes hasta los 10.000 caracteres, aunque solo se mostrase en el hilo principal una porción de los mismos. Poco después lo desestimó.

Esta limitación inicial se debe a que la red social nació pensando en el móvil como elemento emisor. Fue uno de los primeros servicios que priorizó el móvil, aunque todavía no existiesen las aplicaciones. La necesidad de usar el SMS como formato de envío y recepción si no se estaba en el ordenador hizo que se adoptase esa medida.

Twitter cuenta con más de 340 millones de usuarios activos mensuales. Una cifra cuyo crecimiento obsesiona a los directivos de la empresa de la calle Market.