Los choferes de Uber han ganado un caso emblemático después que los tribunales de jueces determinaran que no son trabajadores autónomos y tienen derecho a cobrar el salario mínimo como así también vacaciones.

Esta medida podría poner en apuros a otras compañías como Deliveroo que se basan en el mismo modelo de actuación con sus repartidores.

“Esta sentencia reconoce la contribución fundamental que los conductores de Uber han hecho para el éxito de la misma (…) confirmando que no son autónomos, sino que trabajan para Uber como parte del negocio de la compañía” manifestó el abogado Nigel Mackay.

Esta decisión impactará no solo en miles de conductores en este país sino a todos los trabajadores que son considerados erróneamente autónomos por sus empleadores y le son negados las vacaciones cuando en realidad están en su derecho.

Hace un mes el Departamento para el Desarrollo del Empleo de California establecía que los conductores que operan en Uber pertenecen a la compañía ya que sustentan su servicio.

El fallo recordaba que es Uber quien decide las tarifas, puede penalizarles por no acudir a una carrera o incluso puede desconectarles de la app para ‘darles de baja’ su servicio.