El Ayuntamiento de Stoke Gifford, un pueblo cerca de Bristol, ciudad del sur de Inglaterra, se ha convertido en el primer consistorio del mundo en pretender que las personas que van a correr al parque paguen por ello.

Desde la autoridad municipal decidieron cobrar una libra a las personas que participan en parkrun, una propuesta mundial que organiza quedadas semanales para correr. La intención del Ayuntamiento era cobrar una especie de peaje para financiar el mantenimiento del parque Little Stoke.

El Ayuntamiento de Stoke Gifford considera injusto que todos los vecinos deban acarrear con los gastos, que suponen estas quedadas, ya que todos los sábados los usuarios de parkrun utilizan el parque durante cuatro horas.  Las autoridades manifestaron que “se trata de una organización con directivos a sueldo, fondos y patrocinadores, sería injusto esperar que los residentes lo paguen”.

En un primer momento se propuso la posibilidad de cobrar a los participantes y en una segunda propuesta de decidió que la organización debía pagar, pero parkrun advirtió que si tenían que asumir el pago, el evento se cancelaría. Sin embargo, la alcaldía no ha dado su brazo a torcer. Ya se ha iniciado una campaña de recogida de firmas en Change.org.