Un dron español soltará miles de moscas en amplias zonas de Etiopía, pero por una buena razón: combatir la enfermedad del sueño, transmitida por una mosca.

La tripanosomiasis es una enfermedad endémica en el África subsahariana. Al principio provoca fiebre alta, dolores de cabeza y articulares. En una segunda fase, el parásito infesta el sistema nervioso central y el infectado se vuelve apático y muy debilitado. Si no se trata puede provocar la muerte.

Uno de los países donde está presente la mosca tsé-tsé es Etiopía y hasta allí quiere ir un grupo de ingenieros alicantinos con su dron y un buen puñado de machos de mosca esterilizados. Después las sueltan en las zonas de incidencia de la enfermedad.

La lógica de este plan es que, al superar a los machos silvestres, las hembras copulen con los radiados, con lo que las siguientes generaciones serán más reducidas. Si el proceso se mantiene en el tiempo se puede logra la extinción local de la especie.

Toda la parte técnica, el dron, su control y navegación, el diseño y uso de las vainas es cosa de Embention que, con esta iniciativa, quedó semifinalista en una concurso internacional sobre drones para el bien común celebrado el enero pasado.