Un inmigrante subsahariano lleva 25 horas encaramado a la valla fronteriza de Ceuta para no ser devuelto a Marruecos. El hombre trepó junto a otras tres personas a las 9:00 horas del jueves y se niega a bajar de la valla, que mide seis metros de altura, para no ser llevado a Marruecos.

Según informó la Guardia Civil, el primero de los cuatro inmigrantes que treparon bajó durante la media noche, y los otros dos a las tres de la madrugada, pero aún queda uno de ellos encaramado a la valla.

Por el momento, las autoridades desconocen su nacionalidad y su situación personal. Hasta el lugar de los hechos se han traslado el Equipo de Respuesta Inmediata ante Emergencias de Inmigración y los Bomberos de Ceuta para asistir a los inmigrantes.