Las actitudes tóxicas por internet son algo habitual, sobre todo si juegas a League of Legends, donde los insultos por chat suelen estar a la orden del día y aunque la compañía creadora del videojuego, Riot Games, toma medidas cada vez más duras para solucionar estas actitudes, no siempre tienen éxito y el problema persiste.

En Julio del año pasado, en Taiwán, un jugador insultó a otro durante una partida y el agredido tomó la decisión de llevar al otro jugador a juicio alegando difamación. Al parecer le habría llamado retrasado mental.

La defensa alegó que el insulto había sido a una cuenta online que no tiene los mismos derechos que una persona, sin embargo, el juez decidió que las cuentas online son la extensión de una persona y por tanto cuentan con los mismos derechos.

Con esta sentencia el jugador fue condenado a 30 dias de prisión y a pagar una multa.