Tamaulipas es un lugar peligroso debido al narcotráfico, allí vive Juan David de 11 años quien ha creado una mochila con una placa de acero en su interior para detener los proyectiles, una alarma de emergencia, un GPS y un cargador de teléfono móvil.

El tiene un sueño: que sus compañeros de escuela no mueran por balas perdidas.

“Inventé la mochila para que pudiéramos estar más tranquilos”, explica Juan David Hernández en su natal Matamoros, Tamaulipas, fronterizo con Estados Unidos.

El equipo lleva impresa en letras rojas la leyenda “Mochila de seguridad”. Pesa alrededor de 5 kilos, ya con los libros y cuadernos que habitualmente carga un estudiante de una escuela de enseñanza primaria.

“No sabes cuándo te va a tocar una bala perdida o cuándo vas a estar en fuego cruzado, por eso me enfoqué en diseñar algo que pudiera protegerme y proteger a los estudiantes de tanta balacera”, ha reflexionado.

El innovador Juan David calcula que la mochila tendrá un costo de entre 48 y 72 dólares, y ha hecho llamados al gobierno mexicano para que se subsidie su producción y se distribuya entre los niños más pobres del país, que son justamente los que viven en las zonas más peligrosas.