Miles de personas se vieron obligadas la noche del miércoles a abandonar sus hogares tras producirse dos terremotos en el centro de Italia, por ello, las autoridades han dedicado gran parte de este jueves a buscar alojamiento para los residentes de las ciudades afectadas.

Fabrizio Curcio, jefe de protección civil de Italia, ha comunicado durante su visita a Visso y Ussita, dos de las ciudades más afectadas por los terremotos del miércoles, que están tratando de buscar acomodación en hoteles, dado que las actuales condiciones climáticas no permiten a la población alojarse en tiendas de campaña.

El primer temblor de 5,4 grados de magnitud sacudió el centro de Italia por la tarde. El segundo, tuvo lugar dos horas después con una magnitud de 5,9 grados. Numerosas personas se encontraban ya en la calle cuando fueron sorprendidas por el segundo temblor y esto ayudó a reducir las negativas consecuencias.

En esta ocasión, no se han reportado muertes pero los edificios han sufrido daños significativos y más de 3000 personas se han visto obligadas a abandonar por miedo a nuevos temblores sus hogares.

Los seísmos se han producido tan solo dos meses después del devastador terremoto que sacudió la misma región y acabó con la vida de 297 personas y la destrucción de ciudades enteras.

El gobierno italiano ha anunciado que cuenta con 40 millones de euros destinados a ayudar a los afectados.