En un fallo que ha sorprendido a la comunidad internacional, un tribunal ha decidido cumplir el deseo de una joven de 14 años de congelar su cuerpo después de su muerte por cáncer porque ella quería “una oportunidad para vivir más tiempo”.

Su cuerpo será congelado criogénicamente con la esperanza de que se puede volver a la vida en un momento posterior.

El tribunal dictaminó que la madre de la adolescente, que apoyaba el deseo de la niña de ser preservada criogenicamente, debería ser la única persona autorizada para tomar decisiones sobre la eliminación de su cuerpo. Su padre se había opuesto inicialmente a sus deseos.

Durante los últimos meses de su vida, la adolescente, que tenía una forma rara de cáncer, usó Internet para investigar el mecanismo de congelamiento.

La joven, conocida sólo como JS, envió una carta a la corte: “Se me ha pedido que explique por qué quiero hacer esta cosa inusual. Sólo tengo 14 años y no quiero morir, pero sé que voy a hacerlo. Creo que el método criogénico me da la oportunidad de ser curada y despertada, incluso en cientos de años. Morir es la última cosa que alguien quiere hacer”.

“No quiero ser enterrado bajo tierra. Quiero vivir y vivir más y creo que en el futuro podrían encontrar una cura para mi cáncer y despertarme. Quiero tener esta oportunidad. Este es mi deseo.”  Después de la sentencia, en un caso descrito por el juez como excepcional, el cuerpo de JS ha sido conservado y transportado de donde vivió en Londres a los Estados Unidos, donde ha sido congelado “a perpetuidad” por una empresa comercial a un costo de £ 37,000.