Una mujer esperaba a su hijo en el aeropuerto de Nueva York y entró en pánico cuando le entregaron a un niño equivocado.

“¡Este no es mi hijo!”, gritó, en medio de un ataque de nervios, Maribel Martínez, cuando los empleados de JetBlue le entregaron al niño equivocado en el aeropuerto J.F. Kennedy.

Su hijo, estaba en Boston, a unos 350 kilómetros de allí. La aerolínea se había confundido entre los dos niños que viajaban solos y los subieron al avión equivocado.

“Estaba desesperada. Estaba sentada junto a un niño que no era el mío”, dijo Martínez. Según el abogado de la mujer, de 38 años, ella al principio pensó que se trataba de un secuestro.

Solo unas horas después se aclaró lo sucedido: la aerolínea había confundido a dos niños y había enviado a Andy en un avión a Boston.

La aerolínea aún no se ha disculpado, sino que ha ofrecido a Martínez vales con valor de 2100 dólares, dijo su abogado. Ahora la mujer estudia denunciar a la compañía.