El nuevo ejecutivo de Temer en Brasil sufre su primera gran polémica, solo dos semanas después de empezar su gestión El periódico Folha de S. Paulo publico este lunes una conversación telefónica del ministro de planificación Romero Jucá. En la conversación Jucá insinuaba que la salida del poder de Dilma Roussef ayudaría a frenar las investigaciones de corrupción La filtración causó tanta polémica en el país, que Jucá se apresuro a dimitir de su cargo tan solo unas horas después

Pese a las promesas de renovación del gobierno, esta filtración ha creado muchas sospechas de que lo que pretendían en realidad era minimizar el caso Petrobas que afecta a varios partidos brasileños, incluido el de Temer.

En la conversación Jucá hablaba con Sergio Machado, ex presidente de una empresa subsidiaria de Petrobas. Ambos están siendo investigados en el escándalo de desvío de recursos de Petrobas.

Durante una hora y cuarto de conversación, Machado le cuenta a Jucá que tiene miedo de que su caso sea juzgado por el tribunal federal, y a lo que Jucá responde que la solución seria un cambio de gobierno. Esta conversación se mantuvo a principios de marzo antes del impeachment contra Roussef.

Esta filtración causa mucha desestabilidad en el gobierno de Temer recién estrenado, ya que mantiene a varios ministros y altos cargos en el gobierno que están siendo investigados por el caso Petrobas.