Una enfermera fue arrestada por negarse a extraer sangre de un paciente inconsciente

0
76

Una enfermera norteamericana fue arrestada con violencia por un agente de policía mientras leía en voz alta la política del hospital en que trabaja, en el que se sigue la normativa de no extraer sangre a un paciente inconsciente.

Sin embargo, el policía Jeff Payne de la Policía de Salt Lake City (Utah) perdió la paciencia y acabó por arrestar violentamente a la enfermera por su negativa.

La política del hospital prohíbe la extracción de sangre de un paciente inconsciente, a menos que haya consentimiento previo, una orden judicial o el paciente esté bajo arresto.

En este caso, no se cumplía ninguno de esos supuestos. En su diálogo con el policía, la enfermera explica: “Esto es algo que ustedes acordaron con este hospital”.

Y añade: “Solo estoy tratando de hacer lo que se supone que tengo que hacer. Eso es todo”.

En este caso se trataba de un paciente inconsciente que había sido víctima de un accidente automovilístico ocurrido durante una persecución policial a alta velocidad.

A los gritos de la enfermera ante la violencia empleada por el agente para arrestarla, otros trabajadores del hospital intentaron calmar la situación, diciéndole al oficial que un administrador está en camino al hospital. A lo que contesta el agente: “Ella puede sentarse en mi auto mientras vienen”.

La enfermera no ha puesto ninguna demanda, aunque afirma que le “duele revivirlo”.

El paciente inconsciente fue identificado en el informe policial como William Gray (43 años), estaba conduciendo su carro el 26 de julio cuando un sospechoso que huía de la Policía, Marco Torres, chocó contra su automóvil. Torres murió en el lugar del accidente.

A raíz de la difusión de las imágenes, el departamento de Policía de la ciudad ha iniciado una investigación interna.