La mujer le dijo a los médicos que sus hijos tenían asma y otras enfermedades, para recibir drogas que no necesitaban.

Esto era parte de un plan para recibir beneficios. La madre de 49 años procedente de Croydon en el sur de Londres ha mentido por una década lo que le permitió reclamar ayuda por más de £ 375.000, antes de que fuera arrestada por la policía en 2013.

Después de una investigación de tres años, la mujer de quien no se puede revelar su identidad para proteger a los niños, fue encontrada culpable de fraude, crueldad, haciendo una presentación falsa y recibiendo dinero por engaño.

Sus hijos fueron sometidos a innecesarios procedimientos médicos como ser alimentados a través de tubos a pesar de que eran capaces de alimentarse por sí mismos y a cirugías con los riesgos que están implican en consecuencia de la mentira.

Ha sido sentenciada a siete años y medio de prisión.