Tess Asplund, quien fue fotografiada con su puño levantado en medio de una protesta de activistas de extrema derecha, dice que actuó por impulso.

La mujer desafiando a esa multitud se ha convertido en un icono de Resistencia a la crecida de los grupos racistas en Escandinavia.

La imagen se ha vuelto viral en el país.

“Fue un impulso, estaba furiosa, solo salí a la calle”

Me dije “ellos no pueden marchar aquí! tuve adrenalina. Ningún nazi va a marchar aquí, no está bien”.

La prensa sueca ha comparado la fotografía con la famosa imagen de 1985 conocida como “La mujer con la cartera”.

La imagen, tomada por Hans Runesson muestra una mujer golpeando a un skinhead del partido Nordic Reich con su cartera.