Uno de cada cinco niños de east London muere debido a que sus padres son parientes

0
214
Town Hall de Redbrige. Imagen de archivo.
Town Hall de Redbrige. Imagen de archivo.

Según informa el periódico London Evening Standard, el council de Redbridge ha descubierto que el 19% de la muerte de bebés en este borough durante los últimos ocho años se deben a “relaciones consanguíneas”, es decir, a matrimonios entre parejas que son primos segundos o parientes más cercanos.

Una junta de Salud y Bienestar averiguó que el 9% de los niños que murieron procedían de familias paquistaníes, donde este tipo de uniones consanguíneas son más comunes. La práctica de casarse con un primo segundo no es ilegal en Reino Unido.

En total, hubo más de 200 muertes infantiles en Redbridge entre 2008 y 2016, de las cuales el 29% fueron inesperadas. La mitad de las muertes infantiles se produjeron entre niños de etnia asiática. En respuesta a las cifras, el council ha prometido impulsar educación adicional a las comunidades asiáticas en Redbridge.

Vicky Hobart, directora de salud pública de Redbridge, aceptó que la consanguinidad es un problema en este borough, pero pidió a los residentes que no “entiendan mal” el informe. “La consanguinidad es muy común en muchas culturas y estamos tratando con números muy pequeños”, expresó. Hobart cree que se debe tener en cuenta las tendencias, pero no alarmarse.

El número de niños que murieron de anomalías cromosómicas, genéticas o congénitas fue la segunda causa de muerte en 2009, con el número de padres consanguíneos en el borough en su nivel más alto.

Las parejas consanguíneas en Redbridge han disminuido desde entonces, con una caída similar en el número de muertes infantiles por anomalías genéticas.