El nuevo billete de cinco libras, que entró en circulación en septiembre, es de polímero y marca un cambio radical luego de 320 años de dinero de papel.

La implementación de dinero de plástico es una tendencia y ya se ha implementado en más de 30 países promete ser más limpio y más seguro.

A pesar de las múltiples ventajas como su resistencia a manchas difíciles como la del vino tinto y de ser capaz de soportar temperaturas de hasta 90 grados, el nuevo “papel” de 5 libras no ha dejado conforme a todos.

Muchos veganos y vegetarianos no lo aceptan, ya que el billete contiene trazos de grasa animal. Así lo reconoció el lunes el Banco de Inglaterra, en respuesta a una tuitera. “¿Es cierto que los nuevos billetes de cinco libras contienen sebo?”, preguntó. Y el banco respondió: “Hay un rastro de sebo en las pastillas de polímero utilizadas en el sustrato base de los billetes de cinco libras”.

Se trata de una sustancia obtenida de la grasa animal que se utiliza también en la fabricación de jabón o de velas. Muchos activistas contra el sufrimiento animal se preguntan si no hay opciones más éticas. Pronto se creó una petición online, dirigida al Banco de Inglaterra, que explica que “el uso de grasa animal en los billetes es inaceptable para millones de veganos y vegetarianos. “Exigimos que deje de utilizar productos animales en la producción de moneda que debemos emplear”.

El Banco de Inglaterra aún no se ha pronunciado.