Venezuela atraviesa una voraz crisis económica que ha transformado su economía en la peor del planeta. Lidera el ranking de la inflación, con una subida de los precios en 2015 de entre 141% (oficial) y 250% (fuentes del Banco Central de Venezuela) y una estimación para este año de 750%, según el FMI. Por esta razón, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este miércoles un paquete de medidas de ajuste, entre las que se encuentran devaluar la tasa oficial de cambio del bolívar y el aumento del precio de la gasolina por 60. Es el primer aumento del precio del combustible venezolano en 17 años, aun así la gasolina de 95 octanos continuará siendo la más barata del mundo.

También se ha anunciado que el sueldo mínimo aumentará un 20% y el bono de alimentación un 2,5%.

Con estas medidas, Maduro calcula que Venezuela podrá ahorrar 800 millones de dólares.

Sin embargo, no todos están de acuerdo. Provea, la ONG de derechos humanos, tacha estas medidas como un “paquete antipopular”, debido a sus efectos a corto y medio plazo.