Venus Williams se destaca en Wimbledon. Su primer título allí lo logró en el 2000 y repitió en 2001, 2005, 2007 y 2008. Sin embargo, desde hacía seis años no lograba llegar a semifinales de un Grand Slam. Finalmente, este martes la tenista estadounidense con su triunfo sobre la kazaja Yaroslava Shvedova se convirtió en una de las cuatro mejores del torneo británico. Su próxima rival será la alemana Angelique Kerber, cuarta del ranking de la WTA.

“El público estuvo increíble conmigo y cuando ganas así se disfruta más”, confesó Venus. No será tan fácil el siguiente compromiso: tendrá enfrente a Kerber, ganadora del último Abierto de Australia, quien viene de vencer a la rumana Simona Halep por 7-5 y 7-6 en una hora y media.