El líder Kim Jong- continua con su campaña del terror en su afán de purgar el gobierno.

Desde su llegada al poder, el régimen de Corea del Norte fusiló a un viceprimer ministro tras acusarlo de haber faltado el respeto durante una reunión, comunicó el Gobierno surcoreano.

Kim Yong-jin, de 63 años y responsable del área de educación, fue interrogado por los servicios de seguridad del Estado comunista y luego ejecutado por un pelotón de fusilamiento el pasado mes de julio.

kim j

El veterano político “mostró una actitud negativa durante una importante reunión parlamentaria a finales de junio”, lo cual habría sido motivo suficiente para considerarlo un “elemento antirrevolucionario y anti partido” y ordenar su ejecución.

“Al ejecutar al viceprimer ministro, que ostentaba una gran autoridad en el régimen desde la era de Kim Jong-il (el padre del actual líder, fallecido en 2011), Kim Jong-un busca mantener a raya a los funcionarios que llevan mucho tiempo en las altas esferas políticas”, explicó el analista político surcoreano Shim Jae-hoon.

Se cree que el joven dictador “seguirá eliminando a figuras influyentes del régimen y reemplazándolas por confidentes cercanos para consolidar y fortalecer su poder político”.

El Ministerio de Unificación también aseguró que otros dos importantes políticos norcoreanos fueron enviados a campos de reeducación meses atrás.